Informe sobre Medición de la Sociedad de la Información 2018 1/3

A continuación ponemos a disposición de los lectores una serie de publicaciones con el contenido del Informe sobre la Medición de la Sociedad de la Información 2018- Resumen ejecutivo publicado por la Unión Internacional de Telecomunicaciones. Esperamos les sea útil para sus labores profesionales.

Capítulo 1. Situación actual de las TIC

Más de la mitad de la población mundial está ya en línea. A finales de 2018, el 51,2% de las personas, es decir, 3 900 millones, utilizaban Internet. Esto representa un paso importante hacia una sociedad mundial de la información más integradora. En los países desarrollados, cuatro de cada cinco personas están en línea, alcanzando niveles de saturación. En los países en desarrollo, sin embargo, todavía hay un amplio margen para el crecimiento, ya que sólo el 45% de las personas utilizan Internet. En los 47 países menos adelantados (PMA) del mundo, la utilización de Internet sigue siendo relativamente escasa, a saber, cuatro de cada cinco personas (80%).

Más de la mitad de la población mundial está ya en línea. A finales de 2018, el 51,2% de las personas, es decir, 3 900 millones, utilizaban Internet. Esto representa un paso importante hacia una sociedad mundial de la información más integradora. En los países desarrollados, cuatro de cada cinco personas están en línea, alcanzando niveles de saturación. En los países en desarrollo, sin embargo, todavía hay un amplio margen para el crecimiento, ya que sólo el 45% de las personas utilizan Internet. En los 47 países menos adelantados (PMA) del mundo, la utilización de Internet sigue siendo relativamente escasa, a saber, cuatro de cada cinco personas (80%).

Sigue existiendo una tendencia general al alza en el acceso a las TIC y su utilización. Con la excepción de la telefonía fija, todos los indicadores mostraron un crecimiento constante durante el último decenio. Sin embargo, en años recientes, el crecimiento se está ralentizando en la mayoría de los indicadores de acceso, especialmente en los países en los que gran parte de la población ya está conectada. Para alcanzar los ambiciosos objetivos de la Agenda Conectar 2030 de la UIT y de la Comisión de Banda Ancha para el Desarrollo Sostenible, será necesario que el crecimiento se recupere de nuevo. Entre estos objetivos cabe citar el de llegar a un índice de penetración de Internet del 70% para 2023 y del 75% para 2025.

El acceso móvil a los servicios básicos de telecomunicaciones es cada vez más predominante. Mientras que el número de abonados a la telefonía fija sigue disminuyendo, el de abonados a la telefonía móvil celular no deja de crecer. Aunque el número de abonados a la telefonía móvil celular ya es mayor que el de la población mundial, no ocurre lo mismo en todas las regiones. Por lo tanto, cabe esperar que los países en desarrollo, y especialmente los PMA, vayan alcanzando lentamente al resto del mundo.

El acceso a la banda ancha sigue creciendo. El número de abonados a la banda ancha fija aumenta sin cesar, sin que se produzca una ralentización en las tasas de crecimiento. Además, casi todos los abonos de banda ancha fija tienen una velocidad de descarga mínima de 2 Mbit/s, y una parte considerable ha indicado velocidades superiores a 10 Mbit/s. En los PMA, sigue habiendo un importante número de abonados en el segmento de velocidades más pequeñas (≥256 kbit/s a <2 Mbit/s), aunque esa proporción está disminuyendo rápidamente. El crecimiento del número de abonados activos a la banda ancha móvil ha sido mucho mayor, con tasas de penetración que han pasado de 4,0 abonados por cada 100 habitantes en 2007 a 69,3 en 2018.

Casi toda la población mundial vive dentro del alcance de una señal de red móvil celular. Además, la mayoría de las personas puede acceder a Internet a través de una red 3G o de mayor calidad. Ahora bien, esta evolución de la red móvil es más rápida que el crecimiento en el porcentaje de la población que utiliza Internet.

El acceso a Internet en el hogar está ganando terreno. En 2018 casi el 60% de los hogares contaban con acceso a Internet en el hogar, mientras que en 2005 este porcentaje era inferior al 20%. Menos de la mitad de los hogares tenían una computadora en casa, lo que pone de relieve que un número considerable de hogares disponían de acceso a Internet (también) por otros medios, sobre todo mediante dispositivos móviles y utilizando, a menudo, el plan de datos incluido en la suscripción a la banda ancha móvil. En 2017, tres cuartas partes de la población mundial poseía un teléfono móvil, pero en los PMA esa proporción era del 56%. Dados los efectos positivos de disponer de un teléfono móvil en el desarrollo, éste es un campo en el que se puede avanzar rápidamente.

La falta de conocimientos sobre las TIC es un impedimento importante para el acceso a Internet. Los datos muestran que cuanto más compleja es una actividad, menos personas la realizan. Es más, los usuarios de computadoras en los países desarrollados parecen poseer más conocimientos sobre las TIC que los usuarios de los países en desarrollo, lo que indica una grave limitación del potencial de desarrollo de los países en desarrollo y los PMA.

El crecimiento del ancho de banda internacional y del tráfico de Internet ha sido incluso mayor que el crecimiento del acceso a las TIC y del porcentaje de la población que utiliza Internet. Esto podría explicarse por el hecho de que las personas pasan más tiempo en línea y cada vez más tiempo en actividades con gran flujo de datos, como ver vídeos y jugar a juegos interactivos.